Proceso de Acreditación

Edición Especial Emol 22 Julio 2008 (Descargar PDF)

Noticia publicada en Emol.com, Ediciones Especiales, 22 de Julio 2008.
Entrevista efectuada a Dra. QF. Milena Monari Caiumi

El laboratorio clínico está destinado a realizar exámenes biológicos, microbiológicos, inmunológicos, químicos, inmunohematológicos, hematológicos, biofísicos u otros, a partir de muestras obtenidas del cuerpo humano. El fin es proveer información para el diagnóstico, prevención o tratamiento de enfermedades, deterioro o evaluación de la salud de las personas.

Dra. QF. Milena Monari Caiumi

Según la norma chilena NCh 2547, tiene como función principal proporcionar datos analíticos acerca de la fisiopatología de los pacientes, principalmente a los médicos, para ser usados en su cuidado, por lo que deben necesariamente reflejar fielmente las condiciones de los pacientes en el instante en que se tomó la muestra.

El proceso por el cual se obtienen dichos datos pareciera ser muy simple en el concepto. Sin embargo, en la praxis es un trabajo complejo que involucra muchos factores, como la metrología, ciencia de las mediciones fundamental en el quehacer del laboratorio.

La mayoría de los resultados analíticos que se entregan se obtienen midiendo, por comparación, con un determinado material de referencia. La adherencia a altos estándares, relacionados con la oportunidad de los resultados, la exactitud y la precisión de ellos, la calificación y entrenamiento del personal y la prevención de errores son responsabilidad ética de todo el personal del laboratorio. Esto en el marco de que las personas están requiriendo mayor información de los temas de salud y desean participar en las decisiones que afectan a este sector.

Mejora constante

Hoy, en el tercer milenio y frente a un mundo globalizado, las circunstancias políticas, económicas, sociales y culturales exigen no sólo que existan estándares de calidad determinados en productos y servicios, sino que también se garanticen previa y expresamente a esos grados de exigencia. Las prestaciones del sector salud y, entre ellas, las del laboratorio clínico, no escapan a esos requerimientos. Por eso es que a los laboratorios no les queda más alternativa de supervivencia que la de acogerse a un sistema de calidad, ponerlo en práctica, ajustándose a reglas o normas y finalmente obtener la acreditación por una entidad oficial que actúa como tercera parte.

Esta debe basarse en visitas de verificación y revisiones por pares que, además, proveen información al organismo de acreditación. Los propósitos tienen que incluir mejora de los estándares o normas en práctica a través de la diseminación de la información y de la educación profesional continuada.

En Chile, desde hace una década existe una creciente preocupación por la mejora constante de los servicios del laboratorio por parte de los profesionales, la autoridad sanitaria, las entidades científicas, gremiales y las universidades. Así, hoy contamos con evidencias como la Norma Chilena (homologa de la internacional) que establece los requisitos y competencias que debe cumplir un laboratorio clínico para obtener una acreditación voluntaria (NCh 2547/ISO 15189).

Así, la educación continuada, como el Diplomado en Gestión de Calidad, para profesionales del laboratorio clínico, que dicta la Universidad de Santiago, y que incorpora por segunda vez a 30 profesionales becados del MINSAL, es otra evidencia respecto de que los laboratorios de nuestro país caminan en la ruta de la calidad.